«

»

Sep 12 2017

¿Pero que ocurre en la Sanidad Pública de Andalucía?

2017-09-Gruñon

El Defensor del Pueblo descubre cómo se maquillan las listas de espera en la sanidad andaluza

 

Fuente: El Mundo de Andalucía

El Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, tras una comparecencia en julio en el Parlamento andaluz, Sevilla, EFE

Un paciente del Hospital Virgen del Rocío fue operado de una hernia discal 16 meses después de entrar en lista de espera

La intervención que necesitaba figura en las recogidas en el Decreto que garantiza un plazo de respuesta quirúrgica, en este caso de 180 días

El Defensor del Pueblo Andaluz ha descubierto un supuesto caso de maquillaje en las listas de espera del Servicio Andaluz de Salud, como consecuencia de la tramitación de la queja de un paciente que denunció que no había sido intervenido de una hernia discal a pesar de que ya había transcurrido más de un año desde que fuera inscrito en la lista del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Finalmente, fue operado 16 meses después del registro en la lista de espera, pese a que la intervención que necesitaba figura entre las recogidas en el anexo I del Decreto 201/2001, de 18 de septiembre, que establece la garantía de plazo de respuesta quirúrgica en el Sistema Sanitario Público de Andalucía, que en este caso es de un máximo de 180 días. El paciente comunicó al Defensor que sufría importantes dolores y que ingería bastante medicación, por lo que se interesaba también sobre la posibilidad de ser intervenido en un centro sanitario privado con cargo a la sanidad pública.

La oficina de Jesús Maeztu señala en su página web que, en virtud del informe de respuesta del hospital, se refleja que la demora en la intervención del interesado se motivó “por un cambio en su situación en la lista de espera, en la que pasó a suspensión temporal, a raíz de una comparecencia en el servicio de urgencias por el fuerte dolor que sufría, de lo que debería haberse derivado una cita para reevaluación clínica”.

No obstante, el Defensor precisa a continuación que nada hace indicar que dicha citación se produjo, y que el informe no explica por qué el interesado pasó a suspensión tras una atención urgente en la que “al parecer solamente se constata que la dolencia que padece y por la que precisa ser intervenido le produce dolor”. Además, resalta que dicha actuación se produjo en un momento en el que ya se había superado el plazo de garantía de respuesta, y que, por lo tanto, “no puede justificar el incumplimiento del mismo”.

Esta respuesta llegó después de que el Defensor del Pueblo Andaluz, como consecuencia de la queja de este paciente, formulara una resolución al Hospital Virgen del Rocío en la que le recomendaba que adoptara las medidas organizativas oportunas para que se respete el plazo máximo previsto normativamente para la práctica de las intervenciones quirúrgicas.

En su resolución, el Defensor apuntaba que la sustancial demora en la intervención quirúrgica de este paciente “no solo resulta claramente acreditada, sino que además se reconoce abiertamente en el informe administrativo”. “Se evidencia de esta manera el incumplimiento del compromiso adquirido para propiciar las intervenciones en dicho plazo, ante el que esa Administración ni siquiera se pronuncia, pues nada aporta para justificarlo”, añade.

Fuentes del Sindicato Médico Andaluz han explicado a este diario que lo sucedido con este paciente, no solo es “una burda forma más de maquillaje de las listas de espera” en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), puesto que ha sido penalizado por el mero hecho de acudir al servicio de urgencias -algo que también ocurre con otros muchos enfermos-, sino que también es “totalmente contrario a una actitud profesional”.

DATOS FALSOS

En los últimos meses, el Sindicato Médico de Sevilla ha afirmado tener constancia de que “los datos que proporciona el SAS sobre las listas de espera quirúrgica son falsos“, de forma que el tiempo real que espera un paciente desde que debe ser intervenido hasta que finalmente lo es, es muy superior al que oficialmente reconoce la Junta. Según el sindicato, el “engaño se realiza a través de un sistema de incentivos perverso y del maquillaje sistemático de los datos estadísticos”.

Entre los ejemplos de los procedimientos utilizados por el SAS para maquillar las listas de espera señala, en primer lugar, las presiones a los médicos de familia para que no deriven pacientes al especialista, con el objetivo de demorar la llegada del paciente a la asistencia especializada, lo que retrasa la indicación quirúrgica en aquellos casos en que es necesaria.

En segundo lugar, una vez que, finalmente, el paciente es visto por el especialista, expone que existen diversos modos en que la espera real es ocultada. “El SAS oculta una información importante, como el tiempo transcurrido desde que el paciente se hace la prueba hasta que obtiene el correspondiente informe y el tiempo que tarda en ser visto de nuevo por el especialista. Estos plazos suelen ser de meses y en ocasiones de más de un año”.

A continuación, asegura que los médicos especialistas son también presionados a través de procedimientos diversos para no incluir pacientes en las listas de espera. “Además, se establecen filtros que dificultan dicha inclusión, filtros que a menudo son supervisados por los propios jefes, que llegan a sacar de la lista de espera a pacientes que los médicos habían incluido en ella”.

Por último destaca entre los ejemplos del maquillaje el hecho de que cuando el paciente es finalmente incluido en lista de espera, meses después de haber acudido por primera vez al médico, existen también diversos modos de falsear los tiempos de espera reales: “Así, si el anestesista considera que el paciente necesita una revisión cardiológica antes de ser intervenido, el tiempo empleado en dicha revisión no es contabilizado. Si se ofrece al paciente la posibilidad de ser intervenido en un centro distinto al suyo y se niega al traslado, se le pasa a la cola de la lista, es decir, se cuenta como si acabase de ser incluido. Y si en un centro la lista de espera es excesiva y los pacientes son asignados a un hospital concertado (privado) pare ser intervenidos, todos ellos dejan de ser contabilizados en la lista de espera, aunque todavía falten meses para la intervención”.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR