El Consejero de Salud hace unas declaraciones en las que vuelve a mostrar una absoluta desconsideración hacia los facultativos andaluces con afirmaciones que distan mucho de ser ciertas y ocultan datos muy relevantes

El diario Córdoba Hoy publicó el pasado día 13 de noviembre una entrevista con el actual Consejero de Salud de la Junta de Andalucía en la que se podían leer afirmaciones del Consejero que no son ciertas en absoluto.

En el SMA no podemos permitir que la opinión pública en general y nuestros compañeros en particular se hagan una idea equivocada de la realidad en base a estas declaraciones incorrectas.

Afirma el consejero que: “La productividad, …, se está pagando en tiempo y forma. … El año pasado se pagó el 100% de productividad. Este año se está adecuando la misma a lo que viene en los presupuestos de 2021”.

La realidad es otra muy distinta con respecto al CRP (lo que el consejero mal denomina productividad). El pasado año dejo de abonarse aproximadamente un 15% de lo presupuestado según afirmaciones de la Directora General de Personal y del Director Gerente del SAS hechas en mesa sectorial y aunque no podemos aportar las actas porque esta administración lleva más de un año de retraso y no nos facilita las actas de las reuniones, estas afirmaciones han sido recogidas y comunicadas por todas las organizaciones sindicales presentes en dichas mesas.

Pero es que además en ningún momento se planteó pagar el 100% del CRP que viene fijado en la resolución de retribuciones del SAS tal como era la reivindicación de nuestra organización, sino que se evaluó a la baja a aquellos profesionales que habían estado luchando contra la pandemia y esto produjo que las retribuciones en este concepto bajaran con respecto a años anteriores. Pues bien, de esta retribución a la baja solo se pagó el 85%, es decir ni siquiera se abonó en su totalidad el montante resultante de una evaluación indigna.

Tampoco se llevaron a cabo las reuniones previas recogidas en la normativa para informar a las OOSS de los resultados colectivos e individuales, ni se nos facilitaron los listados de abono del CRP como es preceptivo con carácter previo a su inclusión en nómina.

Con respecto a este año, también se ha comunicado a nuestra organización y al resto de OOSS que aún falta por pagar aproximadamente un 10% de lo que correspondería una vez hecha la evaluación. Una evaluación que sigue siendo absolutamente denigrante para nuestro colectivo ya que en muchos casos califica con no más de un seis sobre diez a quienes llevan años luchando contra la covid 19 con una implicación y dedicación por encima de su estricta responsabilidad profesional.

Los facultativos andaluces ni siquiera eran conocedores de los objetivos por los que iban a ser evaluados y los pocos que los conocían tuvieron que dejarlos a un lado para dedicar sus esfuerzos exclusivamente a la Covid 19.

Por tanto las declaraciones del consejero son absolutamente humillantes para los facultativos, son incorrectas y no responden a la realidad, además de contradecir informaciones previas de sus directivos de confianza. 

También falta a la verdad el consejero cuando afirma que “estamos en la equiparación salarial”. Hasta ahora, y cualquiera puede comprobarlo en las citadas resoluciones de retribuciones, solo se ha incrementado el precio de la hora de guardia y ni siquiera se ha alcanzado la media que existía en el año 2019 en el territorio nacional.

Acierta el Consejero cuando dice que el 100% de los médicos contratados en Atención Primaria van a renovar pero no dice que solo son 415 y que este número no es suficiente para cubrir las vacantes existentes.

Dice también el Consejero que “Si en los 14 días no hay cita, el programa te comunica que serás atendido por un profesional sanitario en tu centro de salud”, pero no dice que ese profesional no será un médico o pediatra, sino que será atendido por otras categorías profesionales. No sabemos si fue un olvido del consejero o si es que no quiere dar esta información a la población.

En definitiva, los facultativos andaluces estamos siendo maltratados y mal considerados, se nos evalúa a la baja y sobre objetivos desconocidos o incumplibles en tiempo de pandemia, se nos recortan las retribuciones en concepto de CRP, nuestros pacientes siguen con grandes demoras para que podamos atenderlos y ahora en algunos casos son derivados a otras categoría, invadiendo nuestras competencias y, con todo esto, además tenemos que soportar que nuestro consejero haga declaraciones como las comentadas que presentan una realidad paralela e irreal.

Si el Sr Consejero quiere de verdad agradecer a los facultativos el esfuerzo realizado, que nos pague lo que nos deben, que respete nuestro trabajo, que contrate más médicos o, al menos, que no nos ofenda con este tipo de declaraciones.