Una vez más el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, anuncia en el Parlamento de Andalucía un plan oculto que no ha querido consensuar ni comunicar a la mesa sectorial. ​No compartimos esta forma tozuda y opaca de malgestionar y malinformar.

Una vez más el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, anuncia en el Parlamento de Andalucía un plan oculto que no ha querido consensuar ni comunicar a la mesa sectorial. En el Sindicato Médico Andaluz (SMA) desconocíamos este plan que no compartimos, como tampoco compartimos esta forma tozuda y opaca de mal gestionar y malinformar.

Lo que ha presentado el consejero como novedoso, es lo que en su día se llamó “gestión compartida”, a la que no sólo el SMA se opuso, sino también los colegios de médicos e incluso el PP cuando estaba en la oposición, solo que ahora el gobierno del PP le ha cambiado el nombre por “consulta de acogida”, en la que enfermería se encarga de atender a las personas con patologías que deberían ser valoradas por el médico. Obvia el problema real que no es otro que la falta de médicos y que se quiere suplir contratando a más enfermeras para reducir costes, asignándoles tareas propias del médico. Esto tiene un nombre legal: se llama intrusismo y ante esta situación nos veríamos obligados a acudir a la justicia.

En el Sindicato Médico Andaluz nos hemos enterado del plan por una nota de prensa de la Consejería de Salud y que a continuación pasamos a analizar.

En su presentación ha hablado de “…mejorar la accesibilidad de los ciudadanos a la Atención Primaria y potenciar el uso de medios telemáticos para agilizar la respuesta asistencial; además de desarrollar proyectos para mejorar la capacidad de resolución, garantizar la continuidad asistencial, promover la relación médico-paciente y disminuir los tiempos de espera”.    Desde el SMA tenemos que decirle al Sr. consejero que desconocemos cómo va a mejorar la accesibilidad y a qué medios telemáticos se refiere, pues nadie desde la Consejería ni desde la Dirección General de Asistencia Sanitaria del Servicio Andaluz de Salud nos ha presentado este plan. También habla de garantizar la continuidad asistencial, pero no habla de implantar la continuidad asistencial, como viene demandando el SMA desde que se aprobó (pero nunca se desarrolló) en 2006, y que serviría para aumentar la capacidad de resolución. Y es que, las cuentas son claras y así se lo hemos dicho en muchas ocasiones a la Dirección General de Asistencia Sanitaria: si no hay más médicos y hay que atender a más pacientes y hacer más actividades asistenciales, la única forma es implantar la continuidad asistencial en AtenciónPrimaria. Pero eso cuesta dinero…

Continúa la Consejería informando a través de la nota de prensa que “…se han retomado los contactos con las sociedades científicas…”, para “…desarrollar líneas de actuación de cara a mejorar la accesibilidad, gestionar de forma eficiente la demanda asistencial” … “conseguir la desburocratización de la Atención Primaria; revisar la Cartera de Servicios y mejorar la capacidad diagnóstica de la Atención Primaria y la comunicación”.    Pero, en ningún momento hace referencia a los trabajadores y a sus representantes y dicen la verdad, pues no nos han consultado nada, al menos al SMA, sobre este“plan oculto”.

Continúa la nota afirmando que: “revisaremos los cupos en base a la demanda y a la actividad profesional de los equipos, así como por Distritos-Áreas”. “El objetivo es establecer 30 pacientes programados en agenda de Médico de Familia y garantizar una asistencia media estimada de 10 minutos”, ha incidido.    Pues en el SMA le preguntamos al Sr. consejero: ¿Y cuál sería el tope de pacientes que se verían al día? ¿Va a seguir en Atención Primaria la orden de “demora cero”, según la cuál a cualquier paciente que llegue al centro de salud, por el motivo que fuere, hay que verlo en el mismo día sin importar si el médico ya tiene citados a 50, 60, 70 pacientes o incluso más?

Apunta la nota que “procederemos a una Ordenación de la respuesta asistencial de forma que se pueda implicar a los diferentes profesionales del equipo de Atención Primaria y estableceremos, entre otras medidas, la protocolización de motivos de consultas más frecuentes, con el fin de dar respuesta a consultas de baja complejidad y orientar el resto al profesional que mejor puede dar respuesta al motivo de la consulta”.    Esto  puede ser intrusismo, ya que como no hay médicos suficientes van a realizar esas tareas los enfermeros, a los cuales por cierto, habría que preguntarles si estarían dispuestos a asumir las responsabilidades que no son propias suyas, con las consecuencias legales que pudieran derivarse de su actuación.

Afirman también que “Aguirre ha hecho hincapié en la necesidad de aprobar el procedimiento de desburocratización de la Atención Primaria, un documento consensuado con las sociedades científicas, colegios y representantes de los trabajadores, así como la revisión de la Cartera de Servicios y mejorar la capacidad diagnóstica de la Atención Primaria y la comunicación”. Desde el SMA estaríamos encantados de poder acceder a dicho plan para poder consensuar el mismo, pero hasta ahora no se nos ha dado esa oportunidad.

Al final de la nota se exponen algunos datos de indicadores de actividad en AP, a los cuales no tenemos acceso ni son públicos (como sí son los de demora quirúrgica) a pesar de que hace un año el propio consejero anunció en el parlamento la creación de un “registro centralizado para controlar las demoras en Atención Primaria”. Hasta ahora no tenemos más noticias al respecto.

Hasta aquí el análisis de la nota. Que juzguen los médicos y los pacientes. Ahora exponemos nuestra opinión: este “plan oculto” que presenta la Consejería va a volver a hacer aguas por todos lados, porque no hay personal ni quieren implantar la continuidad asistencial.

Como buen mago, el Consejero de Salud pretende deslumbrarnos con fuegos de artificio para ocultar lo importante, para que no se descubra el truco: desviar a los pacientes en lugar de aumentar la asistencia médica, mientras tanto, saca su varita mágica y pretende solucionar el problema de la Atención Primaria sin aumentar suficientemente la inversión, sin plan para aumentar el número de médicos, sin implementar el complemento de continuidad asistencial para que los Médicos de Familia puedan atender pacientes prolongando su jornada con una retribución acorde, sin aumento de infraestructuras o medios técnicos. ¡En fin, pura magia! 

Y a la población le dirigimos una pregunta: ¿estará de acuerdo en que sea valorado por enfermería cuando el motivo que le lleva a consultar debe ser valorado por un médico?

Comité Ejecutivo SMA