La situación de pandemia por COVID-19 y el periodo estival han agravado la situación deficitaria en las salas de coordinación del 061-EPES, históricamente infradotadas. 

Las salas de coordinación EPES -061 gestionan con una eficiencia fuera de toda duda todas las llamadas de urgencias y emergencias en nuestra comunidad, sin embargo actualmente sufren una situación de desbordamiento debido al elevadísimo número de llamadas que están recibiendo y que suponen una carga de trabajo difícil de asumir por parte de los médicos coordinadores generando además una gran sensación de frustración en ellos por no disponer de los imprescindibles recursos sanitarios, fundamentalmente medicalizados en calle, para ofrecer la atención que precisan nuestros pacientes y ciudadanos.

Esta situación, ya endémica en nuestro sistema sanitario, se ha agravado en gran medida por la situación de pandemia que sufre todo el país y entendemos que empiezan a ser necesarias unas “medidas especiales” que contribuyan a evitar nuevos desajustes y que solucionen las actuales sobrecargas.

Esta situación descrita, no solo afecta a la EPES, sino que es extensiva a todos los centros asistenciales del Sistema Sanitario Público Andaluz: Atención Primaria, SUAP, Hospitales SAS, Hospitales de la Agencias Públicas Sanitarias… que desde hace meses vienen soportando una carga asistencial muy superior a la habitual en unas condiciones de trabajo muy complicadas y con una disponibilidad de recursos escasa.

En concreto los Centros Coordinadores de Urgencias y Emergencias llevan años en situación de saturación, donde las condiciones de trabajo son cada vez más penosas, con descansos insuficientes, ratios de llamadas muy superior al soportable, y con refuerzos insuficientes en las situaciones que así lo han requerido.

Por todo lo anterior desde el SMA hemos solicitado, tanto a la Gerencia de EPES-061 como a la Consejería de Salud, que se tomen las medidas oportunas para evitar que esta situación se mantenga en el tiempo sobre todo teniendo en cuenta el próximo otoño que aterrizará con un aumento considerable de la demanda asistencial.

Todas estas medidas necesariamente pasan por una correcta política de RRHH, dimensionando los servicios a las necesidades reales de la población. Desde nuestro punto de vista es imprescindible aumentar el número de MÉDICOS COORDINADORES por turno para dar así una respuesta eficiente a las demandas urgentes de los ciudadanos, y adaptar los descansos de los MÉDICOS COORDINADORES a las recomendaciones del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo para puestos de especial responsabilidad, estrés y penosidad. Recordemos que estas recomendaciones ya fueron remitidas a la Dirección Gerencia y al Servicio de Salud Laboral de la EPES hace más de 2 años.

Esperamos que nuestras reivindicaciones sean tenidas en cuenta  ya que entendemos que son necesarias para garantantizar una asistencia sanitaria de calidad y una vez mas nos ponemos a disposición tanto de la Gerencia de EPES-061 como de la Consejería de Salud para colaborar en el desarrollo de las medidas que sean necesarias.

 

FDO. COMITÉ EJECUTIVO SMA