El BOJA del 11/08  publicaba un acuerdo de Consejo de Gobierno por el que se adoptaban mejoras laborales y salariales y se incluía un reconocimiento en forma de productividad por el trabajo durante la pandemia.

La situación de los facultativos andaluces estaba tocando fondo tras sufrir durante décadas una situación de discriminación evidente con respecto a otras comunidades. Para la administración sanitaria andaluza, las pésimas condiciones laborales de nuestro colectivo no eran más que “daños colaterales” necesarios para intentar mantener una buena sanidad a precio de saldo y a costa de nuestro esfuerzo.

Nuestro sindicato lleva años intentando conseguir que se ponga fin a esta situación injusta, pero nuestras reivindicaciones siempre han sido desoídas y todo esto, además de la lógica merma salarial, ha venido suponiendo un serio problema al provocar que muchos compañeros salieran a trabajar a otras comunidades o a la sanidad privada en busca de mejores condiciones.

Este acuerdo de Consejo de Gobierno supone, por primera vez en muchos años, un paso adelante en la consecución de algunas las “eternas demandas” del colectivo de facultativos andaluces. El incremento en el precio de la hora de guardia era imprescindible para situarnos al menos en la media nacional y acabar con la discriminación que suponía el complemento de exclusividad era igualmente necesario para evitar la discriminación con otras comunidades u otros colectivos. Además, y al margen de estas mejoras estructurales, se acuerda otorgar un reconocimiento en forma de productividad (la llamada “paga covid”) y cuatro días de descanso a todos los trabajadores del SSPA.

Hemos, por tanto, de mostrar nuestra satisfacción por lo que consideramos un primer paso adelante para la consecución de la plena equiparación salarial y esperamos que esto suponga solo el principio de una más amplia negociación ya que aún queda mucho por andar en temas muy importantes. La reforma en profundidad de la Atención Primaria (que partiendo de un status precario ha visto agravada seriamente su situación tras la pandemia) con la indemorable puesta en marcha de la continuidad asistencial o el paso del CRP a masa salarial fija son solo dos ejemplos de los muchos existentes.

Sin embargo y sin dejar de reconocer lo que supone este acuerdo, hemos de mostrar nuestra absoluta disconformidad con algunos aspectos del mismo. No es comprensible que la cantidad a percibir por los facultativos sea distinta según pertenezcan a las Agencias Públicas o al SAS como tampoco lo es que los MIR tengan una paga inferior o que no se haga una mención específica al cuerpo A4. La subida en el precio de la hora de guardia también debiera hacerse de manera homogénea y extensiva a todos los colectivos que las realizan independientemente de que trabajen en el SAS o en una Agencia Pública Sanitaria evitando así la Consejería discriminaciones negativas entre profesionales de lSistema Sanitario Público de Andalucía.

Desde el SMA, seguimos trabajando para avanzar en las mejoras y solucionar aquellas cuestiones que, a nuestro entender, suponen una discriminación interna que debe ser solucionada. Para ello hemos remitido ya un escrito a la Dirección General de profesionales en el que solicitamos que se tengan en cuenta nuestros argumentos y se tomen nuevas medidas que corrijan estas diferencias en la “productividad covid” y en el precio de la hora de guardia.

Confiamos que nuestras peticiones sean tenidas en cuenta y que en poco tiempo podamos volver a anunciar que nuestros esfuerzos negociadores han tenido éxito de nuevo y se han corregido estas cuestiones.