Durante años hemos escuchado que España tenía el mejor sistema sanitario del mundo: barato y eficaz. ¿Sigue siendo el caso?